Formas de eliminar polillas de las alfombras

La acción dañina de las polillas puede manifestarse en diferentes tipos de superficies, es así como pueden aposentarse en las prendas de vestir, en los libros, en la alacena y hasta en las alfombras dejando por supuesto su huella. En esta oportunidad vamos a tocar exclusivamente el tema de eliminar polillas de las alfombras, por lo tanto los invitamos a no perder la paciencia ya que en la mayoría de los casos siempre hay algo que se puede hacer.

Si bien las alfombras representan una inversión económica importante, es necesario preocuparse un poco por su adecuado mantenimiento y más aún por las condiciones en las que son guardadas ya que de esto depende controlar las posibilidades de una infestación de polillas.

Cómo quitar polillas de la alfombra

• Una buena alternativa consiste en pasar detenidamente la aspiradora por toda la superficie ya que esta puede atrapar tanto a larvas como a huevos, inmediatamente después debes extender por la alfombra hojas de periódico pues es una especie de repelente para las que hayan podido quedar. Si vas a guardarla coloca bolitas de naftalina al enrollarla para evitar que puedan regresar.

• Si tu alfombra es de lana pasa la aspiradora y complementa pasando con un paño la espuma resultante de mezclar agua caliente con jabón líquido, utilice otro paño totalmente limpio y humedézcalo ligeramente para retirar los excesos.

• En cuanto a las alfombras sintéticas estas pueden lavarse con una solución a base de agua con vinagre, luego de esto selle el proceso pasando un paño mojado con aguarrás y finalmente permita que la alfombra se seque en la sombra.

• Si el material de su alfombra lo permite siempre es muy efectivo pasar la plancha caliente dando lugar a que el vapor penetre pues este calor es el mejor recurso para eliminar del todo a estos insectos.

Recuerda siempre que no hay nada mejor que la prevención para librarse de tener que preocuparse por este tipo de asuntos, así que te sugerimos ser muy cuidadoso sobre todo en verano que es cuando se guardan las alfombras ya que es justamente allí donde más tienden a infectarse, no elijas sitios con humedad ni mucha suciedad, prefiere enrollarlas poniendo hojas aromáticas bien sea de menta o eucalipto y complementar guardando el rollo en una bolsa plástica muy bien atada.

De esta manera podrás estar tranquilo y volver a lucir la alfombra sin que esta tenga rotos o se encuentre arruinada.