La magnificat, ¿qué rezarle?

Para qué se reza El Magníficat

El Magníficat es una oración mariana de gran antigüedad y significado para los cristianos pues corresponde a un hermoso himno donde la Virgen María realiza una alabanza a Dios y de paso anuncia el misterio de la salvación, estos y otros factores logran que esta plegaria sea una de las preferidas cuando se trata de peticiones difíciles y de querer alejar toda fuerza negativa.

El himno como tal acompaña un acontecimiento bastante importante para la era cristiana y es de señalar que muchos se refieren a este simplemente como la magnífica. Gracias a la recopilación de muchos datos históricos se ha podido establecer que en tiempos pasados la devoción a esta era tan grande que quienes no sabían leer optaban por mandarla a tallar de manera tal que pudieran llevarla siempre consigo a manera de escudo protector.

para que rezar ala magnífica

La poderosa oración de La Magnifica

De acuerdo a lo que nos cuenta San Lucas en sus evangelios, el origen de la oracion de la magnifica reside en el momento en que María se entera de que finalmente su prima Isabel ha sido escuchada y por lo tanto se le ha bendecido con el embarazo de su primogénito, por tanto movida por la alegría de aquel acontecimiento acude a las montañas de Judea para compartir este esperanzador hecho.

Estando allí, Isabel mirándola declara: “bendita seas tú y bendito el fruto que llevas en tu vientre”, posterior a ello María experimenta un momento de reflexión en el que iluminada por el Espíritu Santo pronuncia el conjunto de frases que conforman el cántico que hoy conocemos. De esta manera es la santísima virgen quien al reconocerse como una humilde sierva puede alabar la grandeza del Señor pues valora su misericordia, asimismo y desde su mansedumbre la madre de Jesús revela el misterio de la salvación.

La Magnifica para peticiones difíciles

Desde su papel de madre amorosa y entregada, María nos promete el poder contar con su intercesión para obtener amparo, protección y ayuda en todo momento. Es por ello que los creyentes la emplean cuando se trata de querer superar enfermedades, dar solución a conflictos laborales, amorosos, además de situaciones difíciles en el hogar.
Puesto que el primer paso para disfrutar de todos los dones de Dios es el agradecimiento y la humildad de corazón, esta tradicional oración cristiana dispone del poder necesario para cambiar las cosas de manera favorable, para ello es necesaria la fe y la sencillez.