La historia de los salvavidas

La historia de los salvavidas

Estamos tan acostumbrados a ver los salvavidas junto a las piscinas, zonas de playas, barcos y similares que resulta simple pasar por alto que tras de estos útiles objetos existen una historia que explica cómo se consolidó la idea para que sean lo que hoy en día conocemos. Con el objetivo de garantizar seguridad y mantener a flote a las personas, indagar sobre estos aros es una tarea bastante interesante que cambió para siempre el destino que el hombre podía tener al ingresar al agua.

En cuanto a la historia de los salvavidas, es esencial retroceder varias décadas atrás para dar con el nombre de la persona que se quedó con la autoría de esta grandiosa invención.

Quién y cómo inventó el salvavidas

En un mundo donde ser marinero no era algo que siempre ocurriera por voluntad propia, los cuidados para garantizar la vida estando en alta mar eran casi que inexistentes, sin embargo, las cosas empezaron a cambiar bastante cuando en 1851, el capitán John Ross, de origen inglés decidió emplear corcho como material para elaborar el primer salvavidas.

Fue así como el también llamado aro salvavidas empezó a tomar forma hasta ser parte del equipamiento de seguridad de las diferentes embarcaciones. Cabe señalar que mucho tiempo atrás ya se habían manejado elementos flotantes individuales, especialmente para los guerreros y soldados que debían atravesar ríos en medio de sus batallas, es por ello que a partir de algunas ilustraciones se ha establecido que en Egipto y Asiria hacia uso de este.