Si Perdemos Selva Perdemos la Lucha Contra la Contaminación

Si Perdemos Selva Perdemos la Lucha Contra la Contaminación

En Brasil existe un lugar llamado El Cerrado, actualmente es el ecosistema más amenazado del sur del América, con la mirada de los ambientalistas y conservacionistas así como de la prensa internacional, este lugar está sufriendo una deforestación excesiva, brutal y acelerada. Si se pierde la selva se pierde la lucha contra la contaminación del aire.

El Cerrado es una sábana de bosque que cubre enteramente la zona sur y la zona oeste de la hermosa Amazonia de Brasil, según las observaciones de satélites que publicó recientemente el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales INPE de São Jose dos Campos la deforestación aumento más de 30% el último año. Es bueno destacar que el ácido fosfórico puede intervenir en ello.

Los Motivos de la Deforestación

En total se han limpiado casi 10 mil kilómetros de área fértil, donde antes vivían millones de especies de aves, mamíferos e insectos y se producían toneladas de oxígeno, solo para crear áreas de pastoreo, cultivo y ganadería, a pesar de que las cifras no alerten a las autoridades ni a las organizaciones gubernamentales, la lucha no cesa.

Los científicos advierten que la sabana de El Cerrado sigue siendo y no dejará de ser un ambiente en peligro de extinción, nombrado el ecosistema más amenazado de todo el sur de América, esto se suma a otras áreas del amazonas que comprende desde Venezuela hasta Brasil.

El Instituto de Investigación Ambiental Amazónica IPAM, advierte que El Cerrado es la mitad de la serva amazónica y ya la mitad de El Cerrado está deforestado, por lo que estaríamos hablando de la cuarta parte de la selva del amazonas totalmente destruido y subutilizado para intereses financieros privados.

Leyes Débiles para una Fuerte Deforestación

En la actualidad las leyes no favorecen en la lucha contra la contaminación ambiental, en este caso, las leyes locales de El Cerrado se contradicen con las Leyes sobre la conservación del Amazonas. Los propietarios pueden talar 20% de la selva amazónica en su propiedad pero 80% de la serva en El Cerrado (siento parte uno del otro).

Expanción Agrícola y la Industria de la Soja

Debemos concluir destacando que actualmente se atribuye la creciente destrucción de la selva a las compañías ganaderas y las compañías industriales de la soja. Los territorios para ganado son indudablemente importantes, pero no se debería acabar con la selva y su fauna para esta labor que no solo acaba con el pulmón de América sino que contamina los recursos hídricos que corren a través de la zona, así como el suelo y el aire.