El ajo negro y su aporte a la salud

El ajo negro y su aporte a la salud

Mucho más allá de ser un simple condimento, el ajo desde siempre ha hecho parte de la gastronomía debido a que además de su particular sabor le acompañan propiedades antisépticas y bactericidas que entre otras ventajas lo convierten en un producto estrella. Sin embargo, existe una variante denominada como ajo negro que va mucho más allá y que ha paso a ser extremadamente famosa por todo bueno que aporta al bienestar.

Ya que consumir ajo negro es una decisión de vida, en esta entrega intentaremos resolver las dudas más frecuentes que suelen darse sobre su origen y en especial sobre los beneficios que realmente se encuentra en la capacidad de ofrecer.

El origen del ajo negro

Lo que se sabe es que esta especia fue lograda en Japón cuando un científico interesado en disminuir el fuerte olor que acompaña al ajo común, decidió idear un proceso de fermentación en el que controló al máximo las condiciones de temperatura y humedad. Es así como a partir de una coincidencia se consiguió el ajo negro, un gran atino ya que sus propiedades se dispararon superando por completo las que se conocían del ajo blanco.

Al pasar por las fuertes temperaturas que implica esta clase de fermentación, la transformación de azúcares y aminoácidos finalmente llevaron a esa tonalidad oscura que, aunque puede causar un poco de prevención no reviste de importancia pues es un comestible sumamente recomendado.

Aportes del ajo negro para la salud

En primera instancia es fundamental nombrar el hecho de que sea un antibiótico natural ya que es algo que lo convierte en un gran aliado para hacerle frente a diferentes tipos de infecciones tal y como las que tienen que ver con garganta, piel y urinarias. El ajo negro como antioxidante, es otro apartado que merece de gran atención pues se asocia con la prevención del envejecimiento prematuro y el actuar como barrera para que no puedan consolidarse enfermedades crónicas y degenerativas.

Enfermedades cardiovasculares como la tensión arterial y los altos niveles de colesterol también pueden ser controlados debido a que este ajo dispone de importantes aportes de alicina y ajoenos.

Finalmente, se encuentra la relación del ajo negro con la prevención del cáncer pues de acuerdo a los resultados de muchas investigaciones se ha podido determinar que puede reparar el ADN impidiendo el daño cromosómico, esto hace que se estime que puede prevenir canceres de mama, colon y los que se ubican en el sistema digestivo.