Problemas de salud a causa de consumo excesivo de sal

El exceso de sal o sodio puede ser dañino y perjudicial para la salud, atentando contra el bienestar del corazón, el cerebro y/o los riñones y eso ha sido demostrado por cientos de estudios e investigaciones. De allí la importancia de reducir la ingesta de sal en las comidas.

Evidencias actuales nos permiten conocer algunos aspectos determinantes y a tener en cuenta cuando de problemas del consumo de sal se trata. La sal es necesaria  e importante para varias funciones del cuerpo humano pero, como con todo, su consumo en exceso puede resultar perjudicial.

Consecuencias de consumo en exceso de la sal

De acuerdo a información oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) un consumo excesivo de sodio puede asociarse a patologías tales como hipertensión arterial, así como aumentar el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebro vasculares; cabe mencionar que esto también puede tener que ver con déficit en la absorción de potasio.

El consumo recomendado es de menos de cinco gramos de sal o dos gramos de sodio al día, sin embargo, no debe perderse de vista que una gran variedad de alimentos están enriquecidos con glutamato de sodio. Esto ha traído como consecuencia que la gran mayoría de la población consuma a diario exceso de sal.

Se estima que la ingesta diaria de sal oscila entre los nueve y doce gramos que vendría a ser dos veces la dosis máxima recomendada. Si se tiene en cuenta que esto puede incidir de manera significativa en el riesgo de sufrir ataques al corazón y enfermedades cerebro vasculares, definitivamente es indispensable tomar cartas en el asunto, ya que esta es una de las primeras causas de mortalidad en el mundo.

Consumir menos de cinco gramos diarios de sal podría ayudar a disminuir la tensión arterial que es uno de los principales causantes de las enfermedades cardio y cerebro vasculares.

Relación entre el consumo de sal y  demencia.

Además de la estrecha relación existente entre el consumo excesivo de sal y las enfermedades cardio vasculares, así como hipertensión arterial, hay un estudio reciente que revela que también podría afectar negativamente el cerebro. De acuerdo a los resultados ratones sometidos a una dieta rica en sodio podrían llegar a padecer demencia. Esto gracias al deterioro neuronal que aparece por la reducción de determinados elementos del endotelio de los vasos sanguíneos del cerebro.