Razones del porque consumismo no te hará feliz

El consumismo

Las empresas en moda nos animan en reemplazar ropa vieja por nueva en cada temporada; otras desean que cambies vuestro viejo móvil por modelos más moderno. Ello a pesar que el que tienes aún funciona muy bien. Por revistas y programas de la TV observas caras felices que muestran las cosas que debes tener; lo mejor sería si lo haces ahora mismo forman el consumismo.

¿Adquirir cosas nuevas nos haría más felices?

En principio existe una adaptación hedónica; ella nos dice que en ocasiones vivimos meses por esperas de esos momentos únicos; cuando por fin compraríamos un automóvil nuevo, ropas de determinadas marcas o nos mudaremos para una casa más enorme. Así estaríamos seguros que desde ese momento seríamos unas personas felices.

 Pero, ello no es así, es cierto que al adquirir algo te vas a emocionar y te sentirás feliz ; pero esto sólo sería por un momento, velozmente regresarás en el mismo estado del ánimo que tendrías antes de realizar alguna compra.  

Todo ello es por la Adaptación Hedónica que sería parte de naturaleza en los seres humanos desde hace miles de años. Pues, cuando ya posees un producto, casi inmediato mirarás tal cosa como algo cotidiano. No la desearías como antes y tampoco daría misma felicidad. Entonces, lo principal es decir este consumismo no nos haría felices porque nuestra felicidad no dependerá de cosas que poseemos. Siempre estaría allí algo mejor que no tendrías aún y entre más comes mayor apetito tendrías.

También existe el “Remordimiento” por ejemplo: a Miguel le encanta escuchar música en su hogar; por tanto, ha comprado unos altavoces enormes, junto con equipos del sonido; él estaba muy feliz por la compra, más por tenerlos con descuentos. Pero, algo le haría falta para que sonido fuese perfecto, así se endeudo para comprar uno de mejores altavoces bajos que se recomendaba por Internet. Luego de primeros días en entusiasmo se daría cuenta que ahora no tendría dinero para poder disfrutar otras actividades que la agradan. Además, no hace mucho uso de su nuevo altavoz, así las emociones bajarán velozmente y te quedarías con realidad en que nuevamente caíste por trampa del consumismo; gastaste dinero por algo que es poco necesario y ahora cada ocasión que miras la compra recuerdas vuestro error.

En general, el consumismo es una estrategia de compra que se ha usado por décadas por publicidades; sin dudas afecta nuestra vida a corto y largo plazo; así que antes de realizar una compra piensa bien si necesitas tal producto.