¿Cuál es la posición de la Biblia sobre el divorcio?

Aunque ahora en día el divorcio es una acción muy común, la biblia no lo ve de esta manera. Las personas cristianas se lo piensan muchas veces antes te tomar la decisión de divorciarse, esto se debe a los versículos bíblicos que dictan que el matrimonio debe ser hasta la muerte. Te contamos qué dice la biblia sobre el divorcio y al forma en la que lo expresa.

El Señor Jesús habla de numerosos temas en el Sermón de la Montaña que son tan pertinentes hoy como entonces. Esto también es cierto en el caso del divorcio, un tema con el que incluso los cristianos devotos se enfrentan cada vez más.

En Mateo 5:27-30 había hablado del pecado de adulterio, además de denunciar la lujuria carnal. Mateo 5:31,32 está estrechamente relacionado con este texto. En estos pasajes habla del divorcio y de las segundas nupcias. El adulterio y la lujuria carnal que lo precede, así como el divorcio, son incompatibles con la visión de Dios sobre el matrimonio. Aparte del tema general de las relaciones entre marido y mujer, la mención del adulterio dos veces en el versículo 32 también sugiere un vínculo. Por otra parte, los versos «Pero se dice» y «Pero yo os digo» de la introducción implican que el Señor está aquí para hacer otro contraste entre las antiguas tradiciones y Su Palabra y Voluntad (cf. Mt. 5:21, 27, 33, 38, 43). No obstante, algunos consideran que los versículos 21 y 32 son una idea posterior al pasaje anterior. Nos invita también a entender los versículos sobre el enojo, para controlarlo pues el matrimonio es entender al otro y saber canalizar los enojos.

¿Qué se dice en la biblia sobre el divorcio?

El Señor Jesús no hace referencia aquí a un mandato del Antiguo Testamento, sino a una tradición judía que probablemente existía antes de la legislación del Sinaí: la carta de divorcio. «Sin embargo, el que repudie a su mujer, que le ofrezca una carta de divorcio», se dice.

El divorcio según la biblia
El divorcio según la biblia. Foto por @Antonio_Gravante a través de Twenty20.

En Deuteronomio 24:1-4 se dice:

«Si un hombre toma una esposa y se casa con ella, y ella no encuentra favor a sus ojos porque ha encontrado algo ofensivo en ella, le escribe una carta de divorcio, se la pone en la mano y la despide de su casa; y ella sale de su casa y se casa con otro hombre; y el otro hombre la odia, y le escribe una carta de divorcio, la pone en su mano, y la despide de su casa; y ella sale de su casa y se casa con otro hombre; y Como resultado, su primer marido, que la había despedido, no puede reclamarla como su esposa después de haber sido profanada. Esto, a los ojos de Yahveh, es una abominación…»

Así que el mandamiento en estas líneas era que una mujer que se había divorciado de su primer marido y posteriormente se había vuelto a casar no podía, bajo ninguna circunstancia, volver con su antiguo cónyuge. Sin embargo, la mención de una carta de divorcio dos veces en la Biblia no implica que Dios exigiera o incluso avalara el divorcio. «Pero desde el principio [es decir, según el orden creado], no fue así», dice Jesús a los fariseos en Mateo 19:8. Sin embargo, cuando los israelitas recibieron la Ley en el Sinaí, la práctica de divorciarse a través de un acta de divorcio parece estar ya en uso. Moisés se detuvo allí, presumiblemente para librar a la esposa de un marido cruel y desagradable que podría traerle mucho dolor si continuaban viviendo juntos.

Los judíos, por otra parte, habían deducido el permiso para divorciarse y la orden de dar una carta de divorcio a partir de esta concesión en Deut. 24. La pregunta de los fariseos en Mateo 19:7 lo demuestra: «Entonces, ¿por qué dijo Moisés que les diera una carta de divorcio y los despidiera?». El único punto de controversia era el motivo del divorcio. Las palabras «cualquier cosa ofensiva» en Deut. 24:1 fueron tomadas por una escuela rabínica para significar el adulterio u otra actividad inmoral, mientras que otros rabinos consideraron que cualquier cosa que irritara al marido sobre su esposa era motivo de divorcio. Lo más probable es que los fariseos de Mateo 19:3 estén aludiendo a los argumentos de sus instructores.

El matrimonio es un pacto de vida

Con sus sinceros comentarios, el Señor Jesús contrarresta la frivolidad del divorcio entre los judíos – y hoy en día en la cristiandad. «Pero yo os digo que cualquiera que repudie a su mujer, si no es por fornicación, la hace cometer adulterio; y cualquiera que se case con una repudiada, comete adulterio» (v. 32).

Ante todo, hay que destacar que estas palabras se aplican por igual a hombres y mujeres. En el mismo contexto, el Señor nombra expresamente a la mujer en Marcos 10:11, 12: «Y si una mujer despide a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

El matrimonio es indisoluble, según la voluntad de Dios. «Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre», dice el Señor Jesús en Mateo 19:6. Esto es cierto para todos los matrimonios, no sólo para los que se comprometen «en el Señor». Dios hizo proclamar a los judíos que se habían divorciado de sus cónyuges en el Antiguo Testamento: «Porque yo desprecio el despido, dice el Señor, el Dios de Israel» (Mal. 2:16).

Todo matrimonio, no sólo el cristiano, es para toda la vida según el orden de creación de Dios. En cualquier caso, el divorcio es resultado del pecado y una desviación de la norma santa. En nuestros días, cuando casi uno de cada tres o cuatro matrimonios termina en divorcio, la impiedad del mundo también es visible en este ámbito. El divorcio entre los cristianos es, pues, un síntoma especialmente trágico del conformismo mundano.

En consecuencia, el consejo importante para los jóvenes creyentes es determinar si su pretendido matrimonio puede concluirse realmente «en el Señor», es decir, de acuerdo con Su deseo, mediante la oración y el estudio de la Palabra de Dios (1 Cor. 7:39). Incluso un matrimonio frívolo es lícito ante Dios, y ambos cónyuges deben honrarlo: «Honrad el matrimonio en todos los sentidos, y el lecho matrimonial sin mancilla; porque a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios» (Heb. 13:4).

jomarto3 Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 10 8 ?